Post enterpreneur dulceria
- Dulcería jiménez hermanos -

- Dulcería jiménez hermanos -

La familia que lleva más de 80 años “Rescatando una tradición”

Guillermo Jiménez, siempre quiso ser arquitecto. Estudió esta carrera y ejerció la profesión por un tiempo, pero decidió renunciar a su oficio por una razón poderosa: tomar las riendas del negocio familiar de dulces mexicanos que sus abuelos construyeron. Hoy, Guillermo está al frente de Dulcería Jiménez Hermanos, una pequeña empresa con más de 80 años de trayectoria fabricando dulce de camote, calabaza, chilacayote, dulce de coco, y las reinas de esta temporada: las calaveritas de azúcar.

En la época de Día de Muertos, la empresa elabora unas 350 mil calaveritas que se venden por menudeo en un establecimiento ubicado en el mercado de la Merced en la Ciudad de México, y a clientes directos que se encargan de distribuirlas por mayoreo en mercados y centros comerciales en todo el territorio mexicano. Guillermo cuenta que uno de sus clientes ha llegado a vender el producto en el extranjero.

El proceso de fabricación es 100% artesanal y comienza con la mezcla de azúcar, agua y limón. Esta se vierte en moldes de barro de 12 diferentes tamaños, desde el miniatura hasta uno que tiene el tamaño real de un cráneo humano. Después de solidificarse la mezcla, los moldes se retiran y las calaveritas pasan por una etapa de decorado con papeles vistosos y azúcar glass pigmentada de diferentes colores.

No celebrar el día de muertos sería como perder parte de la identidad mexicana. Y las calaveritas son el símbolo más importante en la ofrenda porque representa a la persona que recordamos.

Guillermo Jiménez

Fuente: Entrepreneur.com

Comparte en tus redes sociales:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Lo invitamos a que pase a nuestras redes sociales en donde publicamos precios, productos y promociones.